Saltar al contenido
TODO VINTAGE

Posters vintage

Los espacios que te rodean influyen directamente en tu calidad de vida. Los colores, las entradas de luz o la disposición de los objetos, como los posters vintage, son fundamentales para crear una atmósfera especial.

El diseño de interiores te permite potenciar las cualidades de cualquier lugar. No importa si se trata de una estancia, una habitación o una oficina. Tampoco es indispensable que cuentes con un elevado presupuesto. Lo único que necesitas es liberar tu imaginación y jugar con las posibilidades.

Los poster vintage son una alternativa económica y original. ¿Cómo puedes usarlos para lograr un efecto espectacular? Aquí te lo explicamos.

Diles adiós a las paredes aburridas con estos posters retro

La tendencia retro ha llegado para quedarse. Los artículos que hace años se desechaban hoy se convierten en piezas magníficas demandadas por reconocidos diseñadores.

Busca en esos lugares donde se guardan los recuerdos. Te sorprenderás al encontrar aquellos carteles que usabas de adolescente, los que evocan una fecha especial o un recuerdo importante. También puedes descubrirlos en los mercadillos o las tiendas para el cuidado del hogar.

A muy bajo coste podrás tener una herramienta fantástica. Son muy populares por su multiplicidad de estilos. Si tu casa tiene un aire a la época de los 70, puedes usar la estética Pop Art. Los carteles cinematográficos son ideales para combinar con el “charleston” de los años 20.

En los ambientes más rústicos quedan perfectos los motivos de café o comida. Y en los modernos puedes darle rienda suelta a la creatividad con obras de todo tipo.

Texturas y tonalidades de los posters vintage

Son el centro de atención y se robarán todas las miradas. Selecciona la superficie que sientas más carente de vida. Una vez que los coloques, eliminarán la monotonía con un look alegre y sofisticado. También puedes usarlos para crear contrastes con el mobiliario o pigmentos vibrantes.

Puedes enmarcarlos para regalarles un toque de elegancia y conservarlos por más tiempo. Asegúrate de ser minimalista, para no restarle importancia a sus imágenes.

La técnica más tradicional consiste en colgarlos en la pared, pero en la actualidad no hay límites. Puedes apoyarlos en una estantería o una mesa. Hay quienes los iluminan, simulando las cajas de luz de las salas de cine.

Son perfectos para una sala de estar o para lucirlos encima de un mueble dentro del salón. Igualmente le aportarán dinamismo a tu rincón laboral.

Sus poderosas iconografías serán las aliadas para pintar tu cotidianidad con universos mágicos

Descubre mas cosas Retro Vintage

Scroll Up